Los Santos, resplandores de la hermosura de Dios

El domingo 11 el Papa Benedicto XVI canoniza a cinco beatos, dos de ellos españoles (el padre Francisco Coll y Guitar y el hermano Rafael Arnaiz Barón) y otros dos muy relacionados con nuestra Iglesia en España (el padre Damián de Veuster y la madre Juana Jugan). El próximo domingo día 18 de octubre, en Toledo, será asimismo beatificado el cardenal Ciriaco María Sancha y Hervás. La santidad es un mosaico, una vidriera, que con sus tonos, matices y colores muestra el rostro tres veces santo de Dios. Los santos nos hacen llegar así atisbos, reflejos, resplandores de esta gloria, de esa luz, de esa hermosura  inconmensurables de Dios.  La santidad es, de este modo, una fiesta, y con el testimonio luminoso de estos nuevos santos la santidad se nos muestra como un camino más accesible y necesario para todos porque, sin necesidad de reconocimientos oficiales, la santidad ha de ser el destino de todos los bautizados.

Cinco rasgos, cinco atisbos, cinco reflejos

Repasando las tan admirables biografías de los santos del  domingo  11 de octubre y del beato del día 18, he encontrado algunos rasgos comunes, bien hermosos e interpeladores.

1.- El primero de ellos es la fidelidad de la vocación a la que el Señor les llamó. No escatimaremos esfuerzos por ser fieles a ella. La enfermedad –una diabetes letal- en plena juventud no fue óbice para que Rafael Arnaiz Barón, un prometedor joven que quería ser arquitecto, lo dejase todo para ser monje en la Trapa palentina de Dueñas. El peligro del contagio y el estigma social de la lepra no apartó al padre Damián de su misión de Molokai, en las islas Hawai. La exclaustración impuesta por las leyes desamortizadoras en el primer tercio del siglo XIX al joven catalán Francisco Coll y Guitar no fue obstáculo para que permaneciera fiel a su consagración religiosa como dominico y a su vocación sacerdotal.

 2.- El seguimiento radical y apasionado de Jesucristo –y este crucificado- fue también otra de las constantes de nuevos santos. Mención especial merece la francesa Juana Jugan, fundadora preterida, olvidada y hasta denostada en vida de su propia Congregación, las beneméritas Hermanitas de los Pobres. Siempre injertados en la cruz de Cristo y de los pobres y enfermos, la madre Jugan como el padre Damián se identificaron así más y mejor con Cristo pobre y crucificado, al igual que hizo durante su enfermedad, en plena juventud, el hermano Rafael.

3.- El servicio incondicional y fecundo a los pobres: Admirable servidor de los pobres y promotor de la justicia y de la doctrina social de la Iglesia fue también el cardenal  Sancha, pastor y primado en el amor, padre de los pobres, quien predicó con el ejemplo como reza su lauda sepulcral en la catedral toledano: “Pobre vivió y pobrísimo murió”.  Como también lo fueron en sus vidas y a través de sus obras y fundaciones el padre Coll y la madre Jugan, amén del héroe de la caridad que fue el padre Damián.

4.- El paulino “¡ay de mi sino no predico el Evangelio!”, resonó con intensidad y fecundidad en Francisco Coll, incansable predicador popular y fundador de las Dominicas de la Anunciata, al igual que en el padre Damián, misionero de los Sagrados Corazones y adelantado de la evangelización y de la promoción humana, o en el cardenal Sancha, misionero en Cuba durante los primeros años de su ministerio sacerdotal y quien, ya como obispo, fue un excelente promotor y pionero del catolicismo social organizado y del laicado.

5.- ¿Y cuál fue la fuente, el manantial donde bebieron y se nutrieron estos cristianos extraordinarios? La oración, la Eucaristía y la devoción mariana. Veámoslo en una breves y telegráficas pinceladas. La oración fue el santo y seña de la vida padre Coll y del hermano Rafael. La Eucaristía fue el alimento inexcusable del padre Damián y de la madre Jugan, que en el par partido del Señor Sacramento supieron ver y hacer pan partido para los demás. María fue el nombre de adopción, tras su ordenación episcopal, del cardenal Sancha y el nombre primero que el hermano Rafael tras su profesión monástica. Por todo ellos –por San Francisco Coll, San Rafael Arnaiz, Santa Juana Jugan y San Damián de Veuster y por el beato Ciriaco María Sancha y Hervás damos gracias a Dios. A todos ellos nos encomendamos y en todos ellos nos miramos para que también en nosotros crezca y dé fruto la llamada universal a la santidad para poder así para los demás atisbos de la luz incandescente del Dios tres veces santo, del Dios de Jesucristo.

Acerca de immigratoamico

Siamo un gruppo di volontari dell'Associazione Nazionale dei Papaboys, i giovani del Papa che hanno attivato questo progetto per gli amici immigrati che hanno bisogno di aiuto o di un consiglio!
Esta entrada fue publicada en GENERAL y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s