Benedicto XVI insta a los cristianos a ofrecer el testimonio de la fe a un mundo que se encuentra en dificultad y que tiene necesidad de regresar a Dios

Benedicto XVI ha instado esta tarde a los cristianos a ofrecer el testimonio de la fe a un mundo que se  que tiene necesidad de regresar a Dios. En este Miércoles de Cenizas, el Papa ha insistido en el necesario testimonio evangélico de los cristianos, porque “en la mayoría de los casos somos el único Evangelio que leen todavía los hombres de hoy”.

El Santo Padre ha presidido esta tarde la celebración eucarística en la Basílica de Santa Sabina, donde también ha tenido lugar el tradicional rito de la bendición e imposición de la ceniza. Previamente el Pontífice había presidido una asamblea de oración en la iglesia romana de San Anselmo en el Aventino. Desde aquí partió la procesión penitencial hasta Santa Sabina en la que han participado cardenales, arzobispos, obispos, los monjes benedictinos de San Anselmo, los padres dominicos de Santa Sabina y numerosos fieles.

En el inicio de la Cuaresma, con el rito de la imposición de las cenizas, Benedicto XVI ha recomendado vivir en plenitud esta experiencia espiritual, este “itinerario que está íntimamente relacionado con las actitudes de la conciencia y presupone un sincero propósito de revisión”.

“En el Evangelio de hoy, Jesús relee las tres obras de piedad fundamentales previstas por la ley mosaica. La limosna, la oración y el ayuno caracterizan al judío observante de la ley. Con el paso del tiempo estas prescripciones habían sido mermadas por la herrumbre del formalismo exterior, o incluso se habían transformado en signo de superioridad. Jesús evidencia de estas tres obras de piedad una tentación común. Cuando se realiza algún acto de bondad, instintivamente surge el deseo de ser estimados y admirados por ello. Y esto, por una parte nos encierra en nosotros mismos, y por otra, nos proyecta fuera, hacia los que los demás piensan y admiran de nosotros”.

En este contexto el Santo Padre ha retomado la invitación de Jesús a redescubrir estas tres obras de piedad viviéndolas de forma más profunda, “no por amor propio, sino por amor de Dios”. Para Benedicto XVI “limosna, oración y ayuno son el camino de la pedagogía divina que nos acompañan hacia el encuentro con el ; un recorrido que hay que realizar sin ostentaciones, en la certeza de que el Padre celeste sabe leer y ver en lo más profundo de nuestro corazón”.

Acerca de immigratoamico

Siamo un gruppo di volontari dell'Associazione Nazionale dei Papaboys, i giovani del Papa che hanno attivato questo progetto per gli amici immigrati che hanno bisogno di aiuto o di un consiglio!
Esta entrada fue publicada en 1, GENERAL y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s